Tina Turner: los cambios de escala (breve lectura)

En el desarrollo de este tema natal, queda bien en claro que cuando algo desagrada o disgusta se lo rechaza sin disimulo. Es una reacción que prácticamente se destila por los poros y que proviene del sentido de sí, de la propia individualidad, de la autonomía que la persona haya desarrollado. Aún cuando exista mayormente una disposición interna de entrega y suavidad, tiende a enfadarse particularmente cuando los engaños afectivos parecen herir su narcisismo y, en aquellos momentos en los que no sabe qué tipo de acción emprender, nuevamente es su personalidad la que decide que es preferible fluctuar antes que enfocarse en algún objetivo específico.

Por estos motivos, sus reacciones son bien definidas. Lo que el paso del tiempo produce es el despegue personal del ámbito familiar, la exteriorización de la personalidad y de su voz desde los ambientes más privados hacia los más públicos, sea cual sea la escala de perspectiva. De alguna manera, sus parejas y socios podrían estar relacionados con su vocación, su exposición, sus creencias o sus viajes, en un movimiento que articula las casas IV y X en el logro de mayor independencia, creatividad, liderazgo y audacia.

Otra característica del desarrollo se liga a cierta restricción kármica de la individualidad con la que claramente no concuerda en el presente, por lo que de manera voluntaria amplifica dicha individualidad aún cuando ello suponga conflictos de identidad y de entendimiento de sí ya que justamente querría hacerse presente con mayor sutileza antes que a través de brillos deslumbrantes. El ascendente en Leo indica un desarrollo de exteriorización pero en este tema hay numerosos indicadores que señalan una tendencia hacia lo privado y más personal, sin llegar al retraimiento. En un panorama de raras combinaciones, resulta muy interesante entonces observar las decisiones de vida que vaya tomando la persona en sus particulares escalas (hogares, sociedades, labores).

El tránsito de Urano ingresando a su casa IV en su cuarta década representa la activación de lo privado en función de la exposición pública, y su pensamiento se habrá visto especialmente estimulado hacia una expresión innovadora e inusual para sus costumbres. Profundamente venusina y portadora de un gran magnetismo sensual, es a través de sus ideas que resuena con su fuente de creatividad y, para ello, precisa salir al mundo desde su lugar natal, la famosa e inmortalizada Nutbush.

©Julia Pérez Bustamante. Todos los derechos reservados.

¿Te interesa una lectura astrológica del desarrollo personal o para hacer un regalo original? Podés solicitarla a través del formulario de contacto en el menú de la barra lateral. ¡Recordá que Astrología del Desarrollo es una oferta especial que sólo encontrarás en Tres Mancias!